martes, 18 de junio de 2013

ToeJam & Earl


De todo lo que me había propuesto hacer en este blog cuando empecé, creo que lo único que aún tengo pendiente es la crítica de ToeJam & Earl. Este cartucho de Mega Drive del año 1991 es probablemente el que más veces he nombrado por aquí. No es que sea mi favorito de esta videoconsola, pero al ser uno de los más originales lo recuerdo con especial aprecio. Por ese motivo mi idea inicial era la de elaborar un artículo divertido, explicando cada detalle del juego, como aquellos análisis que hacían algunas revistas en las que revelaban absolutamente todo lo que nos íbamos a encontrar, a modo de guía.

Sin embargo, después de pensarlo detenidamente he decidido que no voy a destripar hasta ese punto el guión de ToeJam & Earl. Podría ser una lectura entretenida para el que lo conozca bien o para cualquiera que sienta curiosidad, pero son otras las páginas que hacen este tipo de análisis. Aunque os explicaré algunos detalles, me centraré en lo de siempre, en lo que verdaderamente me importa: Voy a contaros por qué tenéis que jugarlo.

Antes de nada, que no se me olvide, os daré un consejo: Llamad a un amigo, porque supongo que tendréis alguno. ¿A santo de qué? Pues porque ToeJam se tiene que jugar a dobles. No es que sea obligatorio, la verdad, pero está pensado sobre todo para disfrutarse en compañía; de hecho, la primera opción del menú principal, por encima incluso de la del juego en solitario, es la de dos jugadores.


Según el argumento, ToeJam y Earl son dos raperos del planeta Funkotron que tienen la desgracia de estrellar su nave espacial en el planeta Tierra, rompiéndola en diez pedazos. En el rol de tan estrafalarios personajes, uno rojo con tres piernas y el otro un gordo anaranjado, tendremos que buscar las desperdigadas piezas de la nave para poder volver a casa, y creedme si os digo que las vamos a pasar canutas.

Porque la realidad es esta, queridos lectores: Nos han educado en la creencia de que los extraterrestres son seres despiadados, ávidos de sangre y violentos, que vienen armados hasta los dientes para apoderarse de nuestro planeta y someternos bajo su yugo. Sin embargo los hechos son bien distintos, al menos en lo que se refiere a nuestros protagonistas. Serán nuestros dos pacíficos raperos quienes tendrán que sufrir la violencia desalmada y sanguinaria de los verdaderos bárbaros en esta función, que no son ni más ni menos que los habitantes de la Tierra. ¿Por qué será que esta afirmación no nos resulta extraña?


En un ejercicio de comprensión, pongámonos en la piel de estos dos pobres colegas extraterrestres, que solamente conocen el ritmo de su música funk y la alegría del baile. Suframos en sus carnes las sorpresas de un planeta extraño, en el que incluso la más cándida señorita esconde una trampa mortal. Ayudemos a los buenos de ToeJam y Earl a explorar la Tierra, que vista con sus inocentes ojos no es más que un inmenso cuadro surrealista. ¿No es verdad que merecen toda nuestra simpatía?

En su marcha por nuestro cruel mundo, que está dividido en pisos a la manera de islas flotantes, tendrán que patear planicies de verde pradera, cruzar mares de extensión incierta y atravesar desiertos de arenas movedizas. Empezarán su aventura en la planta baja y para ir subiendo en su regreso a los cielos, habrán de encontrar el ascensor que los lleve al siguiente nivel, no sin antes acordarse de localizar las piezas perdidas de la nave espacial. ToeJam y Earl pueden explorar el planeta por separado, lo que para nosotros significa que se dividirá la pantalla en dos mitades o se volverá a unir en una sola cuando estén a poca distancia el uno del otro. Ahora bien, para que un ascensor funcione lo han de tomar los dos juntos.


Los extraterrestres son seres frágiles, malos nadadores y de precaria salud, así que será de vital importancia que eviten sumergirse demasiado tiempo en el agua. También deben ser precavidos con la comida; la ingesta de alimentos azucarados y ricos en grasas, como pasteles, helados y pizzas es recomendable, mientras que las dietas basadas en verduras y comidas con pocas calorías pueden ser incluso perniciosas.

La cuestión más delicada, sin embargo, es la relación con los nativos terrestres. En la mayoría de ocasiones lo mejor será evitarlos para no acabar pinchados por un sádico dentista, perseguidos por un hámster gigante, robados por un topo, atropellados por el coche de los helados, hipnotizados por una bailarina hawaiana o aplastados por una muchedumbre enloquecida, por poner algunos ejemplos. Son pocos los que se prestarán a ayudarnos y lo harán solamente a cambio de dinero. Añadamos que la peculiar forma y disposición de las fases del juego implica un serio riesgo de caída a un nivel inferior si no vamos con cuidado; eso significa que un empujón o un mal salto nos puede precipitar al vacío, aunque a veces será preferible esta opción con tal de evitar la muerte.


Para más inri el despistado Santa Claus también ha sufrido un accidente, perdiendo todos sus regalos por el camino. Encontraremos muchos paquetes de diferentes formas, tamaños y colores, que iremos recogiendo y podremos abrir cuando queramos. ¿Cuál es el problema? Que pueden contener cualquier cosa, desde la mejor de las sorpresas hasta la más horrible que seamos capaces de imaginar. Atronadores radiocasetes, veloces zapatillas, patines propulsados, nubes traicioneras, flotadores playeros, alas de Ícaro, lluvia de tomates, … Lo curioso del asunto es que al usar un paquete, los dos extraterrestres se ven afectados por su contenido si se encuentran juntos, para bien o para mal. Hay que tener esto en cuenta, por lo que pudiera pasar, y es que al menos sí sabremos una cosa a ciencia cierta: Los paquetes del mismo aspecto contendrán siempre el mismo tipo de regalo.

Pero atención porque aquí viene lo más importante, lo que le da la verdadera gracia a todo: Los niveles, enemigos y regalos se generan en cada partida de forma aleatoria. En el año 1991 yo no hubiera sabido qué nombre darle a un género como este, pero ahora todos los entendidos lo llaman roguelike. Lo bueno, al menos para mi gusto, es que la dependencia de la buena fortuna no es tan acusada como en otros juegos de este tipo. Lucharemos contra la incertidumbre de no saber con qué nos vamos a encontrar, pero el éxito se fundamentará en nuestra habilidad para evitar los peligros y en el uso adecuado de los regalos, aprendiendo a arriesgar solamente lo necesario.


En resumen, como podrás adivinar por lo relatado, ToeJam & Earl es una imaginativa y divertida sátira surrealista de la sociedad y la cultura popular californiana de los años 80 y principios de los 90, además de uno de los más originales cartuchos que salieron para la videoconsola Mega Drive. No esperes un juego de acción frenético, sino un pausado título de exploración, como lo podría ser un dungeon crawler o un roguelike al uso, pero en este caso con un aspecto alegre y colorido, completamente distinto a lo acostumbrado. Como he dicho, se puede jugar en solitario, aunque es mucho más divertido en compañía; seguramente esa sea la clave para disfrutar al máximo este magnífico videojuego, así que ya lo sabes. ¿A qué estás esperando?

- 10 -

19 comentarios:

  1. Recuerdo con cariño esta "marcianada".

    Era la época en que alquilaba cada fin de semana juegos nuevos, pero con este acabé repitiendo en varias ocasiones porque lo disfrutaba mucho, sobre todo con algún amigo o vecino que se dejaba caer por casa.

    Además para un raperillo como yo, esas melodias y el ritmito de sus dos protagonistas me hacia aún más feliz. Me han entrado ganas de volver a jugarlo.

    No sé si hay versión con multijugador online (de esos packs de juegos retro que sacan a veces), lo cual seria maravilloso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente así lo descubrimos mi amigo Pascual y yo. Todos los fines de semana alquilábamos varios juegos y este fue uno de los primeros. Le dedicamos muchas horas y al final conseguimos acabarlo.

      No sé si en esos paquetes de juegos de SEGA se podrá jugar online, aunque lo dudo. Con el emulador Kega Fusion sí se puede y funciona perfectamente; de hecho las capturas de pantalla que he puesto lo demuestran. :D

      Eliminar
    2. Yo no lo he comprado para steam porque no se puede jugar online, y con un emulador si se puede pero no podemos Salvar partida y hoy en día ya no disponemos de un dia entero para jugarlo. De todas formas siempre tenemos la opción de quedar un día para hacer una paella y acabarnos el juego de un tirón como antiguamente.

      Eliminar
  2. Me parece que me vas a explicar como funciona y vamos a echarnos algún que otro vicio a este y al street of rage que acabemos pegandonos entre nosotros y dejando a los malos al margen :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ALA SALIDA TESPERO KE TE VIA MACHACAR

      Te he enviado por correo electrónico el emulador y unos jueguecitos. Échale un vistazo y lo probaremos.

      Eliminar
  3. Sorprendente que trates en tu blog sobre ToeJam & Earl no te veía jugando a este juego, ahora lo que me falta es que venga el amigo Pascual y diga que le encanta este juego para que me lleve una sorpresa mayúscula xDDD

    Alguna vez os lo he dicho, no jugué a este juego en su momento porque no tenía Megadrive lo jugué a los años en emulador y admito aunque me vicié bastante aunque todavía no me lo he llegado a pasar, sin embargo me sorprendió gratamente por lo original del cartucho (rom) y también creo que debe ser infinitamente mejor jugarlo a dobles, algo que no he podido probar por lo anteriormente mencionado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jugarlo a dobles es una experiencia única, y más las primeras veces cuando no conoces todavía los regalos ni muchas de las situaciones y acabas pegandote unas buenas risas.

      Eliminar
    2. Claro, es que jugar a dobles en este juego me parece casi obligatorio, porque hay muchos detalles pensados adrede para disfrutarse de este modo. Pondré algún ejemplo:

      - Las vidas son compartidas, así que si tu compañero es un "paquete", vas apañado.

      - Si la barra de salud de un personaje está muy baja, puedes chocar la mano con tu compañero para que se distribuya la salud de ambos equitativamente. Eso puede salvar la vida de uno... ¡O condenar la de los dos!

      - Al usar un regalo, su contenido afecta a los dos personajes en caso de estar juntos. Eso significa, por ejemplo, que puedes ganar dos vidas con un solo paquete "Extra Life", ¡o perder dos vidas con un paquete "Total Boomer".

      - Un personaje no puede subir de piso sin su compañero. Si uno cae a un nivel inferior, tiene que volver a subir caminando, aunque existe otro modo más rápido de reunirse con el compañero... Pero no lo contaré. (En realidad son dos modos).

      Eliminar
  4. vaya no conocía este juego, tendré que darle una oportunidad XD

    ResponderEliminar
  5. Pues me parece un juegazo. Un título raro de cojones, pero muy divertido, sobre todo jugándolo a dobles, que precisamente este uno de esos juegos que están más pensados para el multijugador que para jugar en solitario. Yo tengo la segunda parte, que también me gusta mucho (aún más que este), pero es un juego completamente diferente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También me gusta la segunda parte pero es uno de los muchos juegos de plataformas que salieron para Mega Drive. Siempre he preferido esta primera parte al tratarse de un juego singular en muchos aspectos.

      Eliminar
  6. ¿La tercera parte la jugó alguien?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no he tenido la Xbox. Solamente sé que pasó sin pena ni gloria.

      Eliminar
    2. Yo tengo el Toe Jam 3 original para la XBOX, de hecho es que compré la XBOX junto con ese juego, me entretuvo bastante tiempo más por nostalgia que porque fuera un gran juego.

      No lo acabé, probablemente si lo hubiese jugado con otra persona a dobles si que le hubiese dedicado más tiempo, pero no lo recomiendo especialmente.

      Eliminar
  7. Juas! Acaso fui el único que se pasaba media hora escuchando los FX antes de darle al Start? xD

    Original como pocos, y con algún nivel secreto por ahí...

    Los que hemos crecido con MD, conocemos bien el juego, JAMMIN' !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero hombre, para escuchar efectos y música, mejor los Thunder Force. xD

      Lo del nivel secreto de ToeJam & Earl es muy original. Es fácilmente accesible con el objeto adecuado, pero está bien escondida la entrada. Me parece que lo descubrí en una revista de la época.

      Eliminar
    2. Ya, pero los samples en MD era algo que no se oía mucho, y aquí tenían calidad y eran graciosos.

      Eliminar
  8. Interesante este título que siempre me ha llamado la atención pero poco o nada sabía de el excepto que mucha gente le tiene cariño.

    A ver si dentro de poco lo encuentro en algún sitio un poco mas asequible que en cierta casa de subasta, que me has convencido con el rollo de jugarlo a dobles xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haberte convencido. Vale la pena incluir un juego así en una colección.

      Eliminar